lunes, 24 de octubre de 2011

HISTORIA DE BANDURRIAS


HISTORIA DE BANDURRIAS, AVES MARAVILLOSAS
Publicado el 11 octubre, 2011 por robertocpmx
Era una mañana fría, gris, una mañana agradable en tierra del fuego, porque, a pesar de que hacía frío, era un frio soportable que nos acompañó durante la larga caminata desde Bahía Lapataia al Lago Redondo, donde hicimos un alto para comer algo. Durante el trayecto platiqué mucho tiempo Olga Moreno, una amiga del Chubut. Ella es amante de la naturaleza y me hizo aprender mucho de esa tierra tan inhóspita como maravillosa, que es la Patagonia.
Entra tantas cosas me contó la historia de unas Bandurrias, unas aves admirables por su comportamiento.
A pesar de que a pasado el tiempo me he seguido comunicando con ella y he seguido aprendiendo y compartinendo mis experiencias de México con ella.
Ayer, nuevamente hablando de naturaleza, caímos en los recuerdos de aquella caminata y me contó, ahora por escrito, la ánecdota de aquellas bandurrias que pararon a descanzar en su casa, en medio de la Patagonia.

Roberto:Con lo de la historia de los cormoranes, me dejaste carburando . . . Quizás sea de Nenona. Por mi parte, recuerdo haber contado cuando la bandada de bandurrias , en su migración, descansaba un día en el campo y la vez que una de ellas murió. Su pareja- empecinada en no abandonarla/o – se resistió a seguir a las compañeras que, entre chillidos y aleteos, la incitaban al vuelo y reanudación del viaje .Nos impresionó la solidaridad de estas aves! Llegaban al atardecer, en silencio y cuando partía la formación, se despedían cantando!Aquella mañana retornaron tres veces . Mientras las cuatro últimas de la “caravana” aterrizaban e iban a convencerla (eso creo) para continuar viaje, el resto de los integrantes sobrevolaba ordenadamente, en grandes círculos, el lugar. Por fin las cinco levantaron altura ¡la tercera es la vencida! opinamos, pero no . A punto de llegar a enfilarse con las otras – que eran ya una doble línea - última y sola: volvió atrás la cabeza, una, dos veces e hizo media vuelta. Se posó a centímetros del ave muerta, quedando a su lado sin beber ni alimentarse hasta perder la vida .Tendrían que ser el símbolo de la fidelidad.




Esto fue solo una historia, y nada mas.

Roberto

3 comentarios:

andal13 dijo...

Impresionante y conmovedora historia.
Como la Patagonia misma: impresionante y conmovedora.

VUELVO AL SUR.. dijo...

Leí también tu anécdota sobre el bicentenario de la independencia Uruguaya... ¿que decir?
Me da gusto haber vuelto por acá. De pronto sentí nostalgia de este sitio y regresé con esa historia que aprendí en el cono sur, en la patagonia, lugar que me fascina por naturaleza tan violenta, aveces. Confieso que no sabía como retomar los controles de mi blog, y aun ahora, no puedo entrar tan fácilmente como antes.
Gracias andal13.

Maria Coca dijo...

Qué historia tan romántica y maravillosa... aunque muy triste.

Es increíble cómo en ocasiones el reino animal es el más humano de los reinos.

Un abrazo, amigo. Me encantan tus entradas y saber de ti. Cuídate.