jueves, 4 de noviembre de 2010

LA CAPACIDAD DE ASOMBRO



LA CAPACIDAD DE ASOMBRARSE
Publicado el 5 Septiembre, 2010 por robertocpmx
En una excursión sobre el glaciar Perito Moreno oí decir que el único ser que podría sobrevivir en ese inhóspito paraje de nieve eterna y compactada era un insecto que, tal vez, ni tiene un nombre científico. Me pregunté entonces: ¿como podría vivir ese bichito en un lugar tan difìcil? Al día siguiente, en el atardecer, después de un día de lluvia helada, me encontré con ese ser maravilloso y diminuto caminando sobre las dunas heladas de la patagonia. Pensé que aún un animalito tan pequeño e indefenso debería tener un misterioso por qué, una razón de ser en un lugar donde parecería que la vida no podría florecer. Todos pasaron de largo mientras me entretenía tomando algunas fotos de el y pensé que no deberíamos perder la capacidad de asombrarnos ante las maravillas con que la vida nos regala. Desde el suceso mas pequeño, como es una tela de araña tejida minuciosamente entre las ramas de un arbusto, hasta el milagro de un amanecer, que siendo tan cotidiano, sigue encerrando cada día la posibilidad de algo nuevo y que lleva en si, un poco del misterio de la vida. No debemos dejar de conmovernos con el sonido de un río, con el sobrecogedor silencio que precede a la lluvia, con el sonido del viento que cruza, como un murmullo, las copas de los árboles en el bosque. Son cosas que existen desde el principio del tiempo y que el hombre ha ido cambiando por el ruido y la velocidad de una vida mas material que humana. En nuestra agitada confusión, hemos ido perdiendo el rumbo de nuestra existencia.



4 comentarios:

andal13 dijo...

Pero qué lugar tan bello.

No sé si será por mi formación en Ciencias Biológicas, pero el insecto ese no me despierta asombro: me despierta envidia!

Maria Coca dijo...

Me gusta el nuevo estilo de tu blog, amigo mío. Muy personal. Y esas imágenes... preciosas... Cuánta belleza hay en la naturaleza y no la vemos!!!

Curioso lo de esa especie...

Besos.

FLACA dijo...

No puedo imaginar esos lugares cuando acabo de llegar a casa casi morena, con todo el sol en la piel (en las horas permitidas, claro).Querido amigo: despues volvere a leerte con atencion, por ahora agradezco siempre tus buenos deseos hacia nosotros. Un abrazo.

Laura Patricia Ave dijo...

La capacidad de asomobro no se acaba nunca para una mente joven y siempre atenta, para alguien que demuestra en lo que escribe lo hermoso de la cotidianidad y que a la mayoria le pasa sin pena ni glora... Gracias a la gente como usted que sabe transmitir tanto con las palabras y hacerlo de una forma tan bonita.