jueves, 6 de noviembre de 2008

El sentido de las cosas





….Estoy en el hospital, en mi consultorio y volteo a ver mi escritorio en desorden: expedientes, fichas, plumas, un calendario, el teléfono que nunca suena… De pronto, observo que también está mi mate, uno de mis favoritos y el que siempre me acompaña al hospital. Es un Mate de calabaza con cubierta de cuero y remate superior de aluminio. La bombilla es como cualquier otra. Al mirarlo me doy cuenta que aquí soy el único que bebe mate y que disfruta hacerlo. A veces, cuando no lo uso, ocupa su lugar en el librero de mi estudio, en casa… El pensamiento me lleva entonces hacia ese lugar tan mío, tan particular , mi espacio, donde puedo decir que concentro mis energías. Ahí están mis libros y mi música, los recuerdos de mis viajes, mis fotografías; los escasos antecedentes de mi vida pasada. desde ahí, a través de la ventana, puedo ver a mis perros cuando se acercan a visitarme… primero uno y luego otro. Pienso lo que va a ser de todo eso cuando yo ya no esté. ,,,Si un buen día llegaran mi mujer , mis hijos, mi familia, ¿le darán el valor a ese lugar, con todo lo que guarda adentro, o llegarán, y llenarán cajas vacías para desechar todo eso que me perteneció y que ya no sirve….
? Entonces reflexiono que las cosas que uno tiene, que uno es, son para vivirlas en su momento.. Si es un libro que has hecho tuyo, por que te ha dejado demasiado, leerlo y releerlo, anotar pasajes y dejarlo siempre a la vista, como un buen amigo; si es un disco, escucharlo siempre que puedas, emocionarte con sus notas hasta las lágrimas; si es tu copa favorita, llenarla siempre con gusto y disfrutar cada trago.; si es un recuerdo de viaje, tómalo entre tus manos y evoca los lugares a donde fuiste, por sencillos que estos sean; si es una fotografía, lo mismo, colócala en un sitio donde la puedas ver frecuentemente. A fin de cuentas, como dice Borges, esa es la vida, momentos, solo momentos, que un instante después se convierten en historia. Por es me repetiré desde ahora: las cosas que tengas en tu casa, tus cosas, encuentra la manera de disfrutarlas a cada momento, mira tus cosas con placer cuantas veces puedas; ponte la ropa que te gusta; bebe en la copa que prefieras; siéntate el los lugares que has hecho para ti; hojea y lee los libros que te hayan gustado; platica con tus seres queridos y escúchalos, aunque hablen de cosas sencillas. Nunca sabrás cuando será la última vez que lo hagas. Cada cosa que sea parte de ti deberá serlo intensamente, por que, tal vez, algún día, sin saber por que, cuando ya no estés, dejaran de tener el sentido que tu les has dado.



Un saludo a todos los amigos del mundo