miércoles, 23 de enero de 2008

AFRICA


El otro día recibí un correo sobre la situación de Africa. Mostraba, sobre todo, imágenes contundentes y desgarradoras sobre la realidad de la gente que ahí vive; seres tan humanos como nosotros y que no saben que lo son, que viven en peores condiciones que cualquiera de nuestros animales domésticos y que ni siquiera se imaginan la existencia de una vida como la que conocemos los que tenemos derecho al agua, a la comida diaria, a la sonrisa de los niños, a la existencia de Diós.....
Comentando el caso con alguien muy creyente me dijo – ¡Es que hasta ellos no ha llegado la palabra de Dios¡ - ¿Es verdad esto? ¿Dios es así, tan selectivo? Nosotros, los seres humanos que tenemos casi todo debemos saber que esto existe y tratar de remediarlo. De alguna manera también nos corresponde esa responsabilidad.

4 comentarios:

Maria Coca dijo...

El problema de África no es una cuestión religiosa. A ellos no le importa conocer a Dios. Sólo les importa sobrevivir. Tienen otra visión de la vida porque sus vidas son otras.

Desgarradoras, cuanto menos...

Besos desde mi orilla.

VUELVO AL SUR.. dijo...

Gracias por tu comentario María.
Así es de duro lo que pasa allá y habrá que trabajar en ello.

Cristina dijo...

Hola, el título de tu blog es muy elocuente, es cierto, al amor volvemos siempre, despiertos o dormidos, por voluntad , por placer o necesidad. El amor nos hace humanos.
Vendré seguido.
Saludos muy cercanos!

VUELVO AL SUR.. dijo...

Gracias Cristina, He entrado lo mismo en tu blog y ya habrás leido le que he dejado para ti.
Saludos