lunes, 10 de diciembre de 2007

UNA MIRADA





Una de las instantes que forman parte de mi hogar, que son mi hogar es volver por la tarde y encontrarme de pronto con la mirada de mis perros. Dicen tantas cosas con solo mirarte.... Hay qu ver en ella tanta ternura, tanta devoción a veces por nada, devoción que te profesan sin detenerse a medir si eres o no buena persona.
Ojalá los humanos pudieramos mirar y amar así.

10 comentarios:

manly dijo...

Yo tengo a thor, vino a casa cuando cabía en la palma de mi mano, tenía 2 meses, ahora tiene 2 años. Me da mucha pena ver lo bueno que es, lo veo tan indefenso al mundo exterior... Cuando se quiere mucho a alguien se teme por él, a mi me pasa eso con thor. Jamás entenderé cómo hay gente que puede hacer daño a los animales, claro que también se lo hacen a las personas. Increible.

Sandrine dijo...

Hola...

A veces o muy a menudo los perros son mejores "personas" que las personas...

Gracias por la visita al blog...

saludos!

VUELVO AL SUR.. dijo...

Gracias, Manly. Yo tengo 4 perros y los llevo con frecuencia al bosque a caminar. Son felices. También me duele mucho cuando lastiman a un perro o lo tienen encadenado o se que sufre.
Que bueno que hay también mucha gente con sensibilidad para tener un perro.
Decía Serrat, que el sentía que estaba en casa cuando llegaba y sus perros al verlo de lejos se quedaban impactados, como esperandolo. Me da gusto comartir esta sensibilidad con gente como tu.
Un saludo.

Maria Coca dijo...

Tienes toda la razón del mundo! Y son preciosos tus perros. Pero sabes? creo que ellos sí saben apreciar a las buenas personas. Los perros lo notan siempre todo.

Un post estupendo. Gracias. Coincidimos en el amor a los perros. Grata coincidencia porque además también yo tengo dos perros.

Besos desde mi orilla.

Sigrid dijo...

Me ha encantado visitar tu blog y ver que tenemos tantas cosas en común....
Una de ellas son mis perros, que cuando llego del trabajo, a pesar de las horas que han pasado sólos esperando (porque los perros viven esperando, una caricia, un juego, una chuleta... algo que venga del hombre), me hacen la mejor de las fiestas.
Un beso desde España

neurotransmisores dijo...

Los perros no conocen el rencor; su fidelidad está por encima de todo.

VUELVO AL SUR.. dijo...

Sigrid,Nunca dejamos de recordar. Hay tanto de nosotros en los recuerdos que nos han marcado en la infancia.
Gracis por tus comentarios en mi blog (el de los perros) y gracias a eso tengo la oportunidad de conocerte y decirte que ojalá compartamos muchas cosas como eso de los perros.
Seguiré visitando tu pagina
Neurotransmisores, pienso lo mismo, por eso es que me paso tanto tiempo con mis 4 perros. Sin hablar con ellos hay una comunicación impresionante.
saludos

Mía dijo...

Tengo que agradecerte las tantas vistas a mi blog y por eso busqué retribuyéndote mi vuelta por acá.

Me gusta lo que escribís y se ve que en todo lo que hacés ponés muchas ganas. Saludos

montse dijo...

Yo tuve una perrita. Se llamaba Puskas y la quisimos como a uno mas de mi familia. Ella tenía 9 años cuando se puso enferma. La llevamos al veterinario y lo único que pude hacer por ella fue dormirla para evitarle el sufrimiento. Aún recuerdo nuestra despedida, todo lo que llore mientras ella desde la camilla me miraba. Quiero pensar que ella sabia que mi decisión era lo mejor que podía hacer y me lo estaba agradeciendo. Nunca la voy a olvidar, nunca...

VUELVO AL SUR.. dijo...

Montse, te entiendo perfectamente, por que desde que tengo razón he amado a mis perros y los he visto irse. Es un dolor especial, un vacio interno muy fuerte, por que se necesita su compañia, sus ruidos, su olorcito, su sonrisa y siempre su alegria...
Seguro que ella entendió que era lo mejor, por que en vida también le diste lo mejor, salvo, seguro, uno que otro regaño por latosa...
Gracias
Roberto